25 consejos para ser un poco más productivo

25 consejos para ser un poco más productivo

¿Te gustaría aumentar tu productividad cuando trabajas desde casa y no sabes qué más hacer? Pues echa un vistazo a estos consejos. ¡Estoy segura de que estos pequeños trucos serán de gran utilidad!

  1. Fija tu horario para responder a aquellos correos electrónicos más urgentes. Informa a tus clientes sobre tu horario y así sabrán cuándo estarás disponible para contestar. Si estás encargándote de un proyecto de traducción, no es buena idea estar desconectando para responder a los mensajes cada 10 minutos. Si recibes muchos correos durante el día, establece un horario por la mañana y otro por la tarde; la calidad de tus traducciones y tu concentración te lo agradecerán.
  2. Diferencia tus espacios. Si trabajas desde casa, organiza una zona específica para tu trabajo. Ten disponible una buena mesa y mucha luz. Verás lo bien que se te aclaran las ideas.
  3. El desorden de tu mesa de trabajo dice mucho de ti. Sí… cuenta la leyenda que aquellas personas más desordenadas son más creativas, pero seamos sensatos y sinceros: eso de «en mi desorden está mi orden» no me vale y, a ti, como traductor (o freelancer), tampoco. Un escritorio despejado, con lo justo y necesario a mano, te ayudará a evitar distracciones y te hará estar mucho más cómodo en tu espacio de trabajo.
  4. Cómprate una agenda. Con la cantidad de agendas tan bonitas que hay en el mercado… ¡y aún existe gente sin una! Apunta tus fechas de entrega y todo lo que no quieras olvidar. Si eres despistado esto te ahorrará más de un disgusto y te evitará muchas sorpresas.
  5. No hagas más de una tarea a la vez. Y para eso está la agenda (¿ves?). Apunta tus objetivos diarios y ve cumpliéndolos uno a uno. No intentes hacer varios a la vez. Cuando acabes uno verás lo satisfactorio que es pasar al siguiente.
  6. Unifica tus correos. Muchos tenemos más de una cuenta de correo, por lo que resultará verdaderamente útil tenerlos todos juntos en una única bandeja de entrada. Ahorrarás tiempo si te evitas estar cambiando de cuenta cada vez que busques un mensaje o un contacto.
  7. Utiliza dos monitores y un teclado ergonómico. Son varias las ventajas de disponer de dos monitores. Para nosotros, tener en uno nuestra herramienta TAO y en otro cualquier diccionario, página de consulta o documento original, resulta verdaderamente útil. Aumenta nuestro espacio de visión y nos evita estar abriendo, minimizando o cerrando ventanas continuamente.
    Lo del teclado ergonómico es cuestión de gustos y de rendimiento (para qué engañarnos). Pasamos muchas horas dándole a las teclas, así que al final del día notamos mucho el cansancio en las articulaciones. La inclinación y la curvatura de estos teclados hacen que tengamos que ejercer menos fuerza al teclear y, con el paso de los días, notarás la diferencia.
  8. Aprovecha los atajos del teclado. No sabes el tiempo que puede ahorrarte un «Ctrl + (tecla aleatoria)» o un «Alt + (tecla aleatoria)». Te cambiará la vida y verás el ratón como algo innecesario. O casi.
  9. No esperes a que las condiciones perfectas aparezcan por arte de magia. Arranca a tope desde primera hora, ¡te ayudará a encontrar la motivación y la energía necesarias! Recuerda: levántate con determinación y te acostarás satisfecho.
  10. Lleva la contraria. Bueno, esto no hay que tomárselo al pie de la letra. Lo que quiero decir es que intentes evitar aquellos momentos del día que sabes que te harán perder mucho tiempo. Ir al gimnasio a las 6 de la tarde, por ejemplo, o ir a hacer la compra al supermercado en hora punta. Analiza cuáles son las mejores horas y aprovéchalas, ¡verás el tiempo diario que logras recuperar!
  11. No digas que sí a cada encargo que te ofrezcan.
    Sé que parece difícil porque a todos nos gusta quedar bien con nuestros clientes, pero hay veces que es necesario decir que no. Tu cliente sabe que eres humano, que no puedes con absolutamente todo y menos si tienes más de un encargo a la vez. Date un respiro, no se acabará el mundo, no te van a odiar y siempre vendrán más oportunidades si eres un buen profesional.
  12. Averigua algo más sobre tus clientes. Si tienes la posibilidad de saber con quién vas a trabajar, hazlo. Tu cliente también intentará saber todo lo que pueda sobre ti, y por tanto es justo que tú también conozcas algo más sobre él. Por ejemplo, existen varias páginas en Internet o portales de traducción en los que puedes ver la reputación de las agencias. Aprovéchalas.
  13. Descansa cada cierto tiempo. Estar ocho horas sentado delante de un ordenador no significa que esas ocho horas sean productivas. Date un respiro cada hora y media o cada dos horas. Estira las piernas, bebe agua y toma el aire. Volverás con las pilas más cargadas y estarás listo para darlo todo.
  14. Aprende cómo llevar mejor tu negocio. Porque no solo somos traductores; somos empresarios y, por lo tanto, debemos cuidar nuestro negocio. Es muy importante saber gestionarlo, crear una marca propia, innovar… Lee e infórmate de vez en cuando, existen multitud de libros y artículos que sin duda te ayudarán en este punto.
  15. Utiliza un gestor de facturas. Tener las facturas traspapeladas o guardadas en una carpeta perdida es una muy mala idea. Utiliza un gestor de facturas sencillo en el que tengas un modelo de factura con tu logotipo, tus datos, los datos de tus clientes… y verás lo sencillo que resulta controlar tus ingresos y tus gastos. ¡Ah! Y no olvides hacer copias de seguridad de vez en cuando, nunca se sabe.
  16. Carga cualquier dispositivo que necesites por la noche. Que tu teléfono o tu tableta se queden sin batería a mitad del día puede que no resulte muy práctico. Cárgalos por la noche y olvídate de ellos.
  17. Identifica tus distracciones y evítalas; a todos nos distrae hasta una mosca.
    Aparta todo aquello que te desvíe de tu objetivo y anótalo en una lista si hiciera falta.
  18. Apunta y ten a mano aquellas palabras que te quiebren la cabeza. Esto puede resultar bastante útil porque, ¿a cuántos no se nos ha olvidado una palabra que hemos traducido mil veces? Siempre tendrás palabras que se te crucen, y eso es así. Apúntalas en post-its y pégalas por toda tu oficina, cómprate una pizarra o píntalas en la pared, qué más da. Funcionar, funciona. Eso sí, lo mejor es ir creando glosarios; pero de eso hablaré en otro momento.
  19. Establece tu nicho de mercado y disfruta con tus encargos. «Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida».
  20. Valora tu trabajo y elige tus tarifas. Un buen cliente aceptará tus tarifas si sabe que tu trabajo es de calidad y nunca intentará imponerte las suyas. Somos autónomos, así que nosotros decidimos nuestros precios y el trabajo que queremos realizar. Además, a nadie le gusta trabajar más por menos. Tu salud te lo agradecerá y acabarás teniendo una cartera de clientes de lo mejorcito.
  21. Explora nuevas facetas. Si crees que estás estancado, muévete. La vida de un autónomo tiene rachas buenas y rachas… no tan buenas. Aprovecha estas últimas para explorar otros campos que puedan interesarte. Fórmate en algún área de especialización diferente, o incluso aprovecha este tiempo para relajarte y cargarte de positivismo.
  22. Trabaja en un espacio de coworking. Los espacios compartidos están en auge, eso es un
    hecho. Si te cuesta quitarte el pijama para trabajar en casa, esta es la mejor solución.
    Trabajar junto a otros profesionales autónomos te enseñará mucho sobre la forma que tiene cada persona de desarrollar su trabajo e incluso te ayudará a hacer nuevos contactos. Aprovecha las actividades formativas, charlas o talleres que pueda ofrecerte cada espacio y disfruta de lo que haces.
  23. Haz ejercicio y despéjate. Elige una buena hora para desconectar y hacer ejercicio. La mente y el cuerpo funcionan mucho mejor si practicas algo de deporte como mínimo unas 3 veces a la semana. No hay excusas; con organización hay tiempo para todo.
  24. Reserva un rato para afianzar tus relaciones en las redes sociales, pero administra bien los minutos que les dedicas. Actualiza tu página de Facebook y tu cuenta de Twitter, infórmate sobre las novedades e interactúa un poco, pero en cuanto sea hora de trabajar… ¡desconecta!
  25. Haz copias de seguridad como si mañana se acabara el mundo. No te fíes de tu ordenador, nunca. Es una máquina (y muy traicionera a veces). Siempre conviene tener a mano un disco duro externo en el que ir guardando todo tu trabajo, facturas y todo aquello que consideres de vital importancia.

¿Se te ocurre algún consejo más? ¡No dudes en compartirlo en los comentarios!

Twitter: @martasimoes | www.marta-simoes.com

Acerca de la autora

martasimoes
Traductora e intérprete de inglés, francés y portugués a español. Traductora Jurada de francés.

Dejar un comentario

¡Sígueme en Facebook!